top of page

HACKEANDO LA POLARIZACIÓN

¿Por qué nos cuesta hablar desde la diferencia? ¿Por qué los espacios de diálogo se vuelven cada vez más improbables entre personas que no piensan de la misma manera? ¿Acaso no podemos ser, escuchar y dialogar desde el pluralismo con el “otro” que no piensa como nosotros?






¡Vamos a simplificarlo! En la polarización, las dos posiciones predominantes se convierten en polos opuestos cada vez más aislados. Así que a nivel sociopolítico nos encontramos con opiniones divididas y casi irreconciliables. El caso es que cada día el debate se fractura en dos grandes porciones: pro vida y pro aborto, fascistas y comunistas, héroes y villanos. Se hace casi inviable matizar. Tampoco se observa la orilla contraria como una fuente válida de conocimiento. Nos incomoda escuchar al otro cuando ya lo hemos categorizado como malo, así que todo lo que diga ya vendrá contaminado y sin remedio. Quien se enuncia verde ya no es escuchado por los amarillos, ni éstos por los primeros; aunque alguno guarde bajo su manga el secreto de la transformación social. Se nos olvida con facilidad lo que un amigo mío dijo una vez: las pro abortistas también son pro vida.


Parte de la esencia de La Sociocultural responde a la necesidad de poder habitar el diálogo desde la diferencia, de manera segura y democrática con personas que se disponen a conversar en comunidad. Desde hace más de dos años hemos procurado hablar desde la diferencia. En el camino hemos ido aprendiendo de los errores y construyendo herramientas porque lo cierto es que a las personas, la polarización se nos ha metido hasta en los huesos. Recientemente hemos puesto en marcha espacios de diálogo con grupos medianos y pequeños para integrar lo que hemos aprendido orgánicamente; así que te mostramos algunos ejercicios.


Hablar desde la diferencia


Es verdad que hay conversaciones que no deberían permitirse porque vulneran la integridad y los derechos de las personas. En una mesa redonda donde se dialoga sobre la diversidad corporal, los cuerpos gordos y las dietas, por ejemplo, pueden haber posiciones contrarias y hasta de provocación; sin embargo es reprochable utilizar el espacio para agredir verbalmente a uno de los participantes por tener el cuerpo grande. Además, seguramente las personas gordas no nos deben delgadez. Por eso es importante destacar que aquí solo se hará referencia a conversaciones legítimas, es decir, las que se dan con respeto a la dignidad humana.


¡Ahora sí! Como primera cuestión le preguntamos a la comunidad a través de Instagram: Si te sientas a hablar con una persona que no piensa como tú sobre un tema polémico ¿Esperas un mínimo de ella?. Veamos algunos comentarios.


Puedes ver todos los comentarios en "Hablemos" nuestras historias destacadas de Instagram.


A continuación preguntamos ¿Qué es lo más difícil de charlar con el otro desde posiciones diferentes? Elegimos dos comentarios de Instagram, que por su extensión, agrupan a los demás.


¿Por qué no podemos hablar desde la diferencia?


Antes de continuar con los ejercicios en comunidad, decidimos buscar más razones que posiblemente nos impiden dialogar con el otro, para poder identificar con mayor facilidad si nuestras conversaciones están siendo viciadas.


Después de varias lecturas vimos que los motivos que no nos permiten dialogar o hablar desde la diferencia con los otros son poco explorados desde la cotidianidad, siendo la conversación una herramienta fundamental para el desarrollo humano en sus múltiples etapas: el diálogo/conversación a priori nos sirve para que las relaciones sexo afectivas sean positivas; que los espacios de consentimiento se generen, que los hogares funcionen, que un Estado pueda hablar y acordar la paz con grupos al margen de la ley, etc.


La primera cuestión es que no se dialoga, se discute. Puede que en algunos textos encontremos que significan lo mismo, sin embargo Norbert Ropers entiende por diálogo una conversación entre dos o más personas, la cual se caracteriza por apertura, honestidad y escucha genuina. Además, este autor diferencia el diálogo del debate y la discusión por dos razones. Primero, el debate y la discusión se enfocan principalmente en el contenido de la conversación, en cambio, en el diálogo se suele hacer un mayor énfasis en las relaciones entre las personas involucradas. Segundo, el concepto de diálogo implica una comprensión mutua y ayuda a identificar puntos en común, mientras el debate y la discusión tienen un tinte competitivo, puesto que en ellos se suele resaltar la superioridad de los argumentos y opiniones esgrimidos por los participantes.


Segundo, prestamos más atención a las posiciones políticas que debemos mantener antes que los intereses y las necesidades del otro. No vemos el diálogo como una herramienta de encuentro, como una exploración y escucha sin imposición, sin colonizar el pensamiento. A través del diálogo ponemos en valor a la otra persona y descubrimos qué es lo que necesita sin suprimir nuestra presencia, o nuestra propia voz.


Tercero, creemos que nuestra respuesta sobre el tema debe ser concluyente ¡Y a veces ni siquiera se trata de una respuesta! Tampoco generamos opciones inclusivas, sino binarias. Eso supone una gran barrera porque de entrada nos configuramos entre buenas y malas, izquierda y derecha, blancas o negras; sin siquiera analizar qué es lo que estamos calificando como de izquierdas o qué diablos significa ser negra. Más bien se entra en fórmulas reduccionistas que obedecen a estereotipos: si el sujeto tiene equis oficio, se viste de aquella forma y su discurso es rojo, entonces el sujeto es de tal manera, o abandera unos ideales concretos, y lo trato en consecuencia. Más claramente, hay una relación con el otro que se da a partir de esas imágenes preconcebidas, no cuestionadas.


También está la creencia que supone que cuando dialogamos solo vamos a presumir nuestro conocimiento, sin embargo hay más utilidad en conversar. En Métodos de Diálogo con Grandes Grupos. Herramientas para afrontar la complejidad se lee: “la construcción colectiva del conocimiento social mediante un diálogo enfocado hacia el afrontamiento de problemas sociales, se concibe como un elemento fundamental para tomar decisiones de manera creativa; tomar decisiones colectivamente no es un proceso en el que sólo se escoge entre las alternativas propuestas, sino también, y sobre todo, un proceso para generar nuevas alternativas”.


Evidentemente no se acaban las razones que posiblemente nos impiden hablar desde la diferencia. Realmente pueden sobrevenir en cualquier momento y por motivos que no nos hemos planteado, así que te dejamos un vídeo que realizamos para seguir reflexionando al respecto. Además, hemos elegido un comentario que nos pareció interesante y que contesta a la pregunta que hicimos por redes sociales ¿Por qué nos cuesta hablar desde la diferencia?

Traducido del portugués, por Instagram

¿Qué hicimos después?


Invitamos a Elizabeth Mendoza, pedagoga y religiosa, a nuestro podcast para grabar el episodio "Hablar desde la diferencia". Nos acompañó desde México para conversar sobre la importancia de los encuentros, del diálogo y, de verse en el otro y con el otro aparentemente distinto.






A partir de las reflexiones de esta conversación, hemos dado inicio a "Hablar desde la diferencia", un proyecto en el que colaboramos con instituciones públicas o privadas. En resumen, nuestro objetivo es facilitar espacios de diálogo sociocultural entre agentes diversos, garantizando un entorno seguro a través de nuestras metodologías. Estas se distinguen por fomentar una escucha abierta y honesta, promover la horizontalidad y la participación activa de todas las personas asistentes.


El sábado 03 de septiembre de 2022 facilitamos un espacio de diálogo con la comunidad de artistas de Migrarte. En comunidad pudimos hablar sobre Cómo afecta a nuestro cuerpo emprender en el arte.



Durante el evento, Agustina Patiño, miembro del equipo de Migrarte, destacó que usualmente se comparten valiosas herramientas de gestión empresarial para artistas. Sin embargo, también reconoció que rara vez se aborda el aspecto emocional y personal de los emprendedores, a pesar de que emprender es una de las tareas más desafiantes y solitarias. Conscientes de esta necesidad, durante el encuentro brindamos a los asistentes la oportunidad de compartir sus experiencias. Nos dimos cuenta de la importancia de abordar estos aspectos menos visibles pero igualmente relevantes para el bienestar y el éxito de quienes impulsan un proyecto. Al proporcionar un espacio seguro y acogedor, pudimos facilitar la apertura y el encuentro entre las personas asistentes. Esto permitió a los participantes compartir no solo los aciertos sino también las frustraciones y desilusiones que se han encontrado en el camino.


Por otro lado, el 24, 25 y 26 de octubre de 2022 estuvimos en el colegio Beverly Hills (Cartagena, Colombia) hablando desde la diferencia en sus tres sedes: Turbaco, Country y Crespo. Gracias a la profesora Jennifer Pérez pudimos ingresar a la institución y dialogar con los estudiantes de últimos años académicos.



"La Revista Hablada hizo un conversatorio en mi escuela que creó un gran cambio en mi perspectiva y mi forma de hablar sobre temas que pueden o no llegar a ser muy polémicos, ya que antes la única forma que conocía y que es conocido por la mayoría es discutirlo o debatirlo, pero ahí siempre hay un juicio de valor (si está bien o está mal, cuál es mejor, cuál es peor... etc.). Se puede perder el "por qué", que es encontrar un punto a favor en común o un acuerdo con tal de ganar o demostrar que tienes razón por encima de si es necesario o si la tienes, y hablar desde las diferencias, en mi opinión, da un mejor enfoque a las situaciones. Ya que no se juzga, más bien se concientiza de las diferentes perspectivas sin minimizar o maximizar la una de la otra, y así se puede llegar más fácil a un punto de acuerdo. Ponerlo en práctica, en mi caso, me ha ayudado a lidiar con varias situaciones, desde las conflictivas hasta las más simples, como hablar con mis conocidos, y por eso estoy muy feliz y agradecido." Usuario anónimo.


El pasado abril tuvimos la oportunidad de ofrecer un taller virtual en el Colegio Isabel La Católica de México durante la Feria del Libro Cilac. El taller fue dirigido a 54 jóvenes, niños y niñas, que se dividieron en dos grupos para analizar el cuento "Adela" de la escritora cartagenera Cindy Herrera. A través de la conversación en comunidad, exploramos diversos temas de interés para la institución y los estudiantes demostraron un gran compromiso y participación, compartiendo sus propias perspectivas y experiencias. La presencia de Cindy en el taller añadió un valor significativo, ya que compartió su propia voz como escritora.


Fue emocionante ver cómo las ideas y los puntos de vista evolucionaron a medida que avanzábamos en el análisis del cuento. Esta experiencia nos dejó una gran impresión sobre el poder de la literatura para conectar a las personas, fomentar el diálogo y la reflexión, y expandir nuestra comprensión del mundo y de nosotros mismos. Esperamos tener más oportunidades como esta en el futuro para continuar aprendiendo y creciendo juntos.


¡Después te contamos más!

Comments


bottom of page